Cuando mi color y mi origen si te importa

Experiencias Adversas en la Infancia

Redacción PETALES

Equipo de redacción de Petales España.

¿Qué hacemos cuando nuestros hijos e hijas, familiares, amigos o conocidos sufren un acto racista? No sirve solo con protestar entre nosotros o asumirlo, siempre podemos hacer algo más. Este relato nos cuenta una experiencia y nos anima a poner de manifiesto estas situaciones.

Ayer mi hijo, 17 años, yendo a su instituto fue parado por la policía para identificarle, lo que le ocasionó un retraso “injustificado”. En lo que lleva de curso ésta es la cuarta vez que le ocurre algo así (por su puesto, a lo largo de su vida y especialmente en la adolescencia, son  incontables…). Otro día, saliendo del metro le hicieron  poner las manos arriba, así, sin más, él se negó, y afortunadamente no hubo consecuencias más allá. En otra ocasión, estando en pequeños grupos en el descanso, fuera del instituto, se acercaron solo y exclusivamente a su grupo, formado por negros para pedir documentación. Ellos protestaron de forma pacífica. Y así vamos…. Humillación tras humillación.

Me pregunto qué pensaron y hablaron entre si esa pareja de policías justo antes de dirigirse al grupo de negros. Qué palabras exactas utilizarían entre ellos antes de escoger ese grupo al que encaminar sus pasos y dejar en paz al resto  de chicos y chicas, blancos.

Me pregunto qué pensó ese policía al ver a mi hijo, justo antes de pedirle que pusiese las manos arriba a las ocho de la mañana cuando se dirigía al instituto con su mochila de estudiante.

Me pregunto cómo tiene tanta paciencia mi hijo y con él,  tantas y tantas personas que sufren esto a diario. Cómo se puede contener la rabia y hasta cuándo.

Él tiene su rabia como afectado directo y yo como madre. Yo tengo compañía en este camino. Otras madres con vivencias iguales con las que comparto mis emociones, es un grupo de trabajo “Stop racismo en la escuela”, se indignan conmigo, y nos acompañamos en nuestro dolor desde nuestro papel de madres de afrodescendientes. Es por ellas, mujeres comprometidas, que he conocido un espacio donde poder exponer estas situaciones y pedir ayuda y asesoramiento. Aquí lo dejo para quien no lo conozca. Si no lo sacamos a la luz, de todas las formas posibles, seguirá siendo un problema invisible que solo conoceremos si nos toca muy de cerca. Y se tiene que saber.

Vamos a empezar por ahí, no tenemos ninguna  intención de conformarnos.

Ministerio de Igualdad. Servicio de Asistencia y Orientación a Víctimas de Discriminación Racial o Étnica

Teléfono de atención  gratuito: 900 203 041

Info @asistenciavictimasdiscriminacion.

 

 

Quizás también te interese leer…

Las cosas que no supe decirte

Las cosas que no supe decirte

Una canción que recoge los sentimientos encontrados que genera la falta de apego.  La idea surgió en una de las asambleas...

Deconstrucción

Deconstrucción

 He sufrido y sufro mucho por culpa de mi mente, de no aceptar lo que ocurre en mi casa, en mi familia, por no aceptar lo...

Compartir

Comparte este contenido en tus redes