Estudio sobre Experiencias Adversas en la infancia (ACES)

El Estudio de Experiencias Adversas en la Infancia (Estudio ACE) es un estudio de investigación realizado por la organización estadounidense de salud Kaiser Permanente y Centers for Disease Control and Prevention. Los participantes fueron reclutados para el estudio entre 1995 y 1997. Su seguimiento a lo largo de estos años ha demostrando la relación entre las experiencias adversas sufridas en la niñez (ACE por sus siglas en inglés) con problemas sociales y de salud en la edad adulta. Este estudio se cita con frecuencia como un hito notable en la investigación epidemiológica y ha dado lugar a más de 50 artículos científicos y más de 100 presentaciones en conferencias y talleres que analizan la prevalencia y las consecuencias de las ACE.

La pirámide ACE representa el marco conceptual que muestra cómo las experiencias adversas tienen una estrecha relación con el desarrollo de factores de riesgo de enfermedad e inciden el bienestar a lo largo de la vida.

Las experiencias adversas en la niñez (ACE) son comunes. Casi dos tercios de los participantes del estudio informaron al menos una ACE, y más de uno de cada cinco informaron tres o más ACE. La puntuación ACE: una suma total de las diferentes categorías de experiencias adversas, informadas por los participantes, se utiliza para evaluar el estrés infantil acumulado. Los hallazgos del estudio revelan reiteradamente una relación gradual de cantidad de eventos adversos y los resultados negativos de salud e incidencia en el bienestar a lo largo de la vida.

A medida que aumenta el número de ACE, también aumenta los riesgos de sufrir (esta lista no es exhaustiva):

  • Alcoholismo y abuso de alcohol
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • Depresión
  • Muerte fetal
  • Deterioro de la calidad de vida relacionada con la salud
  • Uso de drogas ilegales
  • Isquemia coronaria
  • Enfermedad hepática
  • Problemas laborales
  • Problemas económicos
  • Riesgo de violencia de pareja
  • Promiscuidad sexual
  • Enfermedades de transmisión sexual
  • Intentos de suicidio
  • Embarazos no deseados
  • Inicio temprano del hábito de fumar
  • Inicio temprano de la actividad sexual
  • Embarazo en la adolescencia
  • Riesgo de violencia sexual
  • Bajo rendimiento académico

 

En el estudio ACE se miden 10 tipos de trauma infantil.  A cada tipo de trauma se le da el valor de 1. Por ejemplo, una persona que ha sufridoabuso físico, con un padre alcohólico y una madre maltratada,tiene una puntuación ACE de 3.

Por supuesto, existen muchos otros tipos de trauma infantil: ver a un hermano siendo abusado, perder a un cuidador (abuela, madre, abuelo, etc.), quedarse sin hogar, sobrevivir y recuperarse de un accidente severo, presenciar el abuso de un padre hacia la madre, presenciar a una abuela abusando de un padre, etc.

El estudio ACE incluyó solo esos 10 traumas infantiles porque fueron mencionados como los más comunes. Los primeros resultados de la investigación se publicaron en 1998, seguidos de otras 57 publicaciones hasta 2011. Estos resultados mostraron que:

  • El trauma infantil era muy común, incluso en personas blancas de clase media, con estudios universitarios y con un excelente seguro médico.
  • Existía un vínculo directo entre el trauma infantil y la aparición de enfermedades crónicas en la edad adulta, así como la depresión, el suicidio, ser violento y ser víctima de violencia.
  • Mayor número de tipos de trauma aumentaron el riesgo de problemas de salud, sociales y emocionales.
  • Las personas generalmente experimentaron más de un tipo de trauma; rara vez se trata sólo de abuso sexual o sólo de abuso verbal.

Dos tercios de las 17.000 personas en el estudio ACE tuvieron una puntuación ACE de al menos 1. El 87% por ciento de ellos tenía más de uno. Dieciocho estados de EE.UU han realizado sus propias encuestas ACE; sus resultados son similares a los del estudio ACE.

 

Tu familia se encuentra en esta situación, ¿necesitas ayuda?